miércoles, 5 de septiembre de 2012

5. Leche, repudia y la persistente ignorantitis del dr. Mchale


Marina
Verano en El Andancio, isla atlántica de Santa Rita. Son las ocho de la mañana, me acabo de duchar, pero da igual vuelvo a sudar. Treinta grados centígrados y noventa por ciento de humedad tienen la culpa. Sin duda soy un hombre de otoño.
Lo sé,  nací en USA, en una zona desértica, pero tengo genes irlandeses, además, ¿qué quieren que les diga?, mi anterior trabajo estaba en un prestigioso hospital de San Francisco y simplemente… me acostumbré al fresco.



La noche pasada fue histriónica. Primero buscamos una cabra perdida, Benigna la de Martina, luego cuarenta mujeres empezaron a rumiar trankilicia, el peyote de la zona, letal en altas dosis, y finalmente acabé bebiendo en el bar del inglés, la Tasca de los Patos, con tres octogenarias y mi enfermera… creo que precisamente ella y yo fuimos los más perjudicados.

Aún así, cuando salí de casa estaba decidido a ser positivo. Pensé –Doctor Kevin McHale, olvida la resaca, siempre puedes recetarte algo-.

Busqué la farmacia del pueblo. En cualquier caso iba a ir paseando a trabajar porque no tengo coche ni carnet, y con los litros de leche que tomó la Señorita Angustias (mi enfermera se emborracha con las secreciones mamarias de las vacas), y su carácter habitual, ni se me pasó por la cabeza avisarla para que me pasara a buscar con su camioneta destartalada. No me la quiero imaginar diciendo lo que cuesta la gasolina, que si a ella no le pagan para ser mi chófer, que si no llega a fin de mes… vamos, que decidí salir con tiempo y tomarme con calma el camino hacia el trabajo, ya saben, uno de los placeres de vivir en un sitio pequeño.

Mi primera parada, cómo no, La Tasca de los Patos.

La Tasca de los Patos
Tenía hambre así que decidí aprovechar  para conocer los famosos desayunos anglosajones del dueño, Walter, y de camino a Walter. Tenía curiosidad por su procedencia,  algo me decía que no era inglés como aseguran los vecinos del pueblo de El Andancio, sino de mi país.

El bar estaba impoluto, limpísimo, sin rastro de la noche anterior. Olía a Mr. Clean o como dicen por estas tierras, Don limpio, en este caso, olor sequoia. ¡Olía a sequoia!. No me lo podía creer, este olor solo podía indicar que Walter proviene de los United Estates of America, como yo (si es que tengo unas dotes de Colombo...). Fíjense que hasta llegué a pensar que podría haber nacido cerca de Yosemite, pero decidí no preguntarle, además, cuando entré en la tasca no lo vi, debía  estar en la cocina.

Yosemite National Park
De pronto apareció, venía caminando desde el fondo, un tipo seguro, rubio, pelo corto, delgado y con ojeras como la mujer de un rockero después de un concierto lejos del hogar… tenía un aire a Tim Robbins. En su muñeca derecha lucía varias pulseras de cuero y en el antebrazo izquierdo la silueta de una mujer desnuda, sentada de espaldas… me intriga el tatuaje, me apetece verlo con detenimiento y preguntarle por su origen. Algún día tendré la oportunidad.

El dueño de la tasca no tardó en preguntarme –¿qué desea, señor?-. Aproveché para presentarme.  -Soy el nuevo doctor, en realidad deseaba conocerle y probar uno de sus famosos desayunos-, contesté. Walter ya estaba informado de todo: -usted es el que acompañó a las empáticas a buscar a Benigna. No se preocupe, su Ignorantitis se supera, yo lo conseguí. Aunque Filomena me ha dicho que el suyo es un caso grave, tenga paciencia- Walter me cayó bien al instante. Su acento no era británico. -¿Cómo está Filomena?-, pregunté. -En perfecto estado. Cuando llegué a las seis y media estaba esperando en la puerta, es la mujer de la limpieza. Tenemos una relación especial-. No entendí que quería decir con especial pero tampoco me atreví a preguntar teniendo en cuenta que Walter no podía superar los 50 y Filomena tenía más de 80 y además no para de tirarme los tejos. Necesitaba comer algo: -Póngame uno de esos desayunos, confío en usted y en la opinión de las muchachas, que me lo han recomendado-, le dije.

A los 5 minutos Walter apareció con un plato combinado muy americano: huevos, bacon, cebolla frita, frijoles, aguacates… con un toque autóctono: lapas, pan de leña recién hecho y de postre un racimo de uvas. Para beber, medio litro de café con leche sin azúcar en vaso de cartón.

Decido comer, beber y callar. Llevo poco tiempo en El Andancio pero me he dado cuenta de que  en este pueblo es lo que mejor funciona. Mi tranquilidad duró dos segundos:

-Mastique despacio y haga ejercicio, o las moléculas oleosas del bacon se convertirán en un dique en sus arterias yankees-. Llegará tarde a trabajar-.

La voz provenía de fuera del local. Casi me atraganto. Miré hacia la puerta y vi como una mujer se alejaba, ¿quién si no podía ser tan desagradable a primera hora de la mañana?. Sí, mi enfermera.

Walter me vio la cara y río a boca llena. -¡Jaaaaaaa!, ¿qué tal con La Señorita Angustias, Doc?- preguntó.  -Pues…, bien supongo- No me atreví a contestar otra cosa, quién me dice a mí que este no es un empático y defiende a muerte a la enfermera. Que no es que tenga nada en contra de ella pero cada vez me da más miedo, y eso que como he repetido en incontables ocasiones, soy un hombre muy valiente.
–Es raro verla fuera de la consulta-, comentó Walter.

Aproveché la oportunidad, parecía conocerla. –Walter, ¿puedo hacerle una pregunta?, ¿la Señorita Angustias se quita alguna vez su indumentaria de enfermera?. Anoche estaba vestida de uniforme de madrugada mientras las otras mujeres que buscaban la cabra andaban en bata y camisón-. Walter me miró entre extrañado y apenado, se dio la vuelta, se puso a fregar los vasos y dijo, -qué mala suerte Doctor, parece que su ignorantitis es aguda-. Espero que se le pase pronto porque si no perderá muchas oportunidades-. Dio la vuelta con un vaso mojado en la mano, unas gotas de agua cayeron al suelo, vi como se mojaban sus botas de cowboy de piel de serpiente. Sonrió y dijo -yo la vi en salto de cama y estaba realmente preciosa-.  

-He vuelto a meter la pata-, pensé- ¡Oh!, perdone, Walter, no sabia que tenía una relación con la señorita Angustias-.

-¡Jaaaaaaaaa!, Walter rió estrepitosamente mientras cogía una fregona y limpiaba el agua que habían caído al suelo, -¡qué insinúa hombre!, digo que mientras las otras iban vestidas con viejos camisones yo la ví en salto de cama… no se deje engañar por sus ojos doctor-. No entendí nada, en serio. A continuación Walter se agachó, abrió una pequeña nevera y sacó un tetrabrik. -Tome, deje esto sobre su mesa-. Walter me estaba ofreciendo un litro de leche. -¿Qué pretende Walter, que la emborrache en la consulta, que me exponga a que se lo tome a mal y que con su mirada me diluya como un azucarillo en café hirviendo?-. Walter, volvío a reír. Su risa parecía franca. –Ande Doc, lléveselo, hágame caso, relájese y disfrute de El Andancio, hoy le invito a desayunar. Por cierto,  siga por el callejón de detrás del bar para llegar a la farmacia de don Saturnino-.

Yo en ningún momento le dije que buscaba la farmacia. -Walter, yo no le he preguntado por la farmacia, todavía-. –¡Jaaaaaa!, reía de nuevo.

De verás, este pueblo me desconcierta. En ese momento además de algo para la resaca necesitaba algo para el estómago y tal vez para la cabeza.

Salí del bar con el vaso de cartón y mi maletín.

Don Saturnino!-, dije en voz alta. Con ese nombre me imaginaba un señor mayor, bajito, con gafas y una sabiduría enorme. Entré a la farmacia, no vi a nadie pero sí percibí el aroma de las boticas antiguas, un toque rancio de flores secas,  plantas maceradas y aceites que parecen querer escapar de esos botes de cerámica en los que llevan envasados años, el olor era evocador. 



A los dos minutos alguien salió de detrás de una de esas cortinas metálicas que cuelgan, parecía venir del almacén. Era  un señor altísimo que me saludó efusivamente: -Buenos días, usted debe ser el doctor. Soy el farmacéutico, Saturnino, para servirle. ¡Ja! Deje de mirarme, mido 2,25 y no soy un monstruo o un gigante. Mi familia procede de la ex Unión Soviética, concretamente de Alma Ata, aunque nací en El Andancio-

Me disculpé por mirarlo tan descaradamente. En USA es habitual encontrarte con gente muy alta, pero hasta ahora en El Andancio todos tenían un tamaño medio: -Discúlpeme, Don Saturnino-. Me pareció un tipo afable, de mirada limpia. Contestó: -estoy acostumbrado, todo el mundo me mira, me siento como el secundario de La princesa prometida pero en delgado.  -¿Qué desea?-. Algo para la resaca, y también para el estómago señor-, contesté.


Saturnino me trajo un calmante y tras confirmar que desayuné en la Tasca de los Patos  también un antidiarreico. Me explicó que él también desayuna allí pero que los extranjeros tardan semanas en acostumbrarse a sus apetitosos platos combinados.

Le di las gracias y me dispuse a ir a la consulta previo paso por la tienda de abastos del hijo de Luciano. Compré lo suficiente para un par de días: fruta, huevos, pasta, café, pienso para Cloti que me acompaña y colacao. La leche ya me la había regalado Walter. Decidí esconderla en el maletín. Desatendiendo el consejo del dueño de la tasca opté por evitar que la señorita Angustias la vea. La vi perder los papeles la noche anterior con dos vasos de leche fría y sinceramente, no me apetecía pasar por eso otra vez.

El  día estaba precioso. Sol, algo de brisa marina… qué tontería. Seré sincero: hacía un calor infernal y no paraba de sudar como un pollo. A pesar de la ducha de esta mañana y del desodorante ya estaba oliendo a sudor y todavía no había atendido a ningún paciente. 



Seguí tranquilamente hacia el trabajo. La consulta estaba abierta y ¡horror, qué pereza!, llena de personas. En la mesa de mi enfermera los historiales de los pacientes del día y una nota de la señorita Angustias:

Doctor McHale, anoche dejé la puerta abierta de mi casa, y mi mascota, la lagarta Marina se ha escapado, sé donde puedo encontrarla, en diez minutos estaré en la consulta.

Me lo tomé con calma, organicé a los pacientes por orden de llegada, me parece lo mejor en un medio tan rural como este. Escribí números en el recetario, los recorté con las tijeras de rematar puntos de sutura y los repartí. Así de sencillo, comencé a trabajar:

Mchale: El número uno por favor
Luciano: Buenos días doctor…
Mchale: Muchas gracias Luciano por los regalos del otro día, y por la invitación para la comunión de su nieto. ¿Le sucede algo?.
Luciano: Estoy muy bien doctor, quiero mis pastillas azules.
Mchale:  ¿Antangil?
Luciano: ¿Antangil?.Viagra doctor.
Mchale: Siguienteeeeeeeee

La señorita Angustias seguía sin aparecer.

Entró un señor que parecía atleta de élite:

Paciente. Hola doctor Mchale, me siento mal… Me llamo Asafa.
Mchale: Dígame caballero, ¿qué le sucede?. Aparentemente tiene muy buena salud.
Asafa: Soy el profesor de educación física de la escuela unitaria de El Andancio y estoy enfermo de secunditis crónica, está en mi historial.
Mchale: Lo leo señor Asafa, pero ¿en qué consiste?. No entiendo esta enfermedad, jamás había oído hablar de ella.
Asafa: Es el primer caso en el mundo, yo era atleta de élite en mi Jamaica natal, y siempre quedaba segundo. "Si corrían 2000, quedaba segundo, si corrían dos, quedaba segundo". Hasta en la oposición para ser maestro quedé segundo, menos mal que había dos plazas. ¿Qué puedo hacer? Hay algún remedio? En Kingston me decían: Hi-yo Silver away!!!!... y todo por ganar siempre la plata...
Mchale: Acérquese a la tienda del hijo de Luciano, hay ñame recién guisado, según he oído en un estudio de la universidad de San Andrés de los Sauces,  es lo que hace que ellos siempre ganen y no da positivo en las pruebas antidoping.
Asafa: ¿Qué me dice? Yo tenía ñamerales en mi casa y nunca los comía… me daba asco su textura. 

-Cómalo con miel de caña y queso fresco de cabra-. Siempre he pensado que sin un buen secundario de lujo... ¿qué sería del protagonista?, ¿con quién lucharía?, ¿qué mérito tendría?...

-Deje de pensar en secundarios o terciarios y trabaje. Aquí la protagonista soy yo que para eso llevo años luz en esta consulta-. El sonido provenía de debajo de la camilla. Mi querida Señorita Angustias salió de ahí, se incorporó, se arregló el pelo, ajustó sus gafas sobre las orejas y la nariz, metió a su lagarta Marina en el bolsillo donde guarda los bolígrafos y los bebés lagartijas de esta, en el otro- Venimos de la Universidad, Marina ha matriculado a sus hijos en ingeniería robótica y en astrofísica ya no quiere que sean toreros o artistas. Es muy fan del cantante español Miguel Bosé y ha escuchado unas declaraciones de este en televisión diciendo que es lo que quiere para sus hijos gemelos o mellizos. Marina ha decidido hacer lo mismo que él-.

Echó una mirada tipo escáner por la consulta y continuó hablando.

-Veo que se ha organizado bien, pero huele a sudor y tiene comida entre los dientes. Un buen médico, Doctor Mchale, debe dar ejemplo-

Juro, prometo, que la consulta estaba vacía cuando llegué, solo había gente en la sala de espera pero la consulta estaba desierta. Repasé mis movimientos, releí la nota, me agaché, busqué una puerta, una ventana, una grieta, bajo la camilla. Nada.
Me acerqué a la enfermera y le dije amablemente, -disculpe Señorita Angustias, ¿usted no había salido diez minutos?-. – Efectivamente-, me contestó.

-Y ¿cómo es posible que haya aparecido de pronto bajo la camilla, señorita?.

-¿Y a usted que le importa, me contestó?.

-Disculpe, quería decir, que no la vi aparecer por la puerta.

-Las puertas son infinitas y eternas, doctor y se pueden abrir si uno tiene la llave. Yo tengo todas las llaves del universo y usted sigue perdido. Algún día, tal vez pueda invitarle a pasear por el espacio vacío que hay entre los átomos. Es un viaje realmente interesante, tanto o más que mirar a la luna, es más, diría que es un viaje semejante, aunque prefiero beber agua de Marte aunque sepa a rojo y polvo, y un poco a Fuerteventura y Lanzarote. ¿Ha estado alguna vez en Canarias?, adoro escaparme a las islas Afortunadas...

Se burlaba de mí. Había agotado mi paciencia. Me di la vuelta. Cogí un vaso, abrí el maletín, la miré a los ojos y saqué el tetrabrik de leche. –Puntos débiles-, dije. - ¿Jugamos, señorita?. Tápele los oídos a su lagarta y los retoños reptilianos porque vamos a hablar de unas cuantas cosas. La primera: ¿Usted por qué no huele mal si siempre lleva el uniforme día y noche?-

Vi la ira en su mirada.

-Uy, le ha dado un brote de ira, ¿señorita?-

-Se cree muy listo Doctor McHale. No, no es ira. Es una reacción a su soberbia, la llamamos, ironancia. Viene de ironía e irrelevancia. Escuche  atentamente esta palabra y piense en el concepto: i-rre-le-van-te: precisamente lo que es usted, por ahora, en este pueblo. Un ser irrelevante.-

¿Qué me había empujado a enfrentarme a sí a semejante personaje? Sí, es mi enfermera y le debo un respeto pero necesito verdades científicas, explicaciones coherentes, no discursos de física barata de revista de divulgación científica mezclados con esoterismo. Y encima me insultó, me llamó irrelevante, ¿qué clase de insulto es ese?, ¡yo soy el médico!. Definitivamente esa mujer no está bien de la cabeza.

Grité, fuera de mis casillas: -¡Y no quiero lagartos en mi consulta. Un respeto,  aquí las normas las pongo yo!-.

Me temblaba la voz, tenía taquicardia, sentía mi pulso en la vena del cuello y en las sienes. De  pronto se coló la señora Martina, la dueña de la cabra Benigna. -Otra vez no, por favor- pensé.  
-Doctor, vengo a pedirle disculpas por lo de anoche, debimos tratarle mejor y contarle la verdad antes. Tome esta bolsa de aguacates en compensación (la dejó sobre la camilla). Están aún verdes, envuelva algunos en papel de periódico para que se vayan madurando.
-Muchas gracias-, le contesté,  -no se preocupe, al final la noche acabó bien… algo de resaca, pero me lo pase bien en La Tasca de Los Patos. En serio, no se preocupe. Espero que ya este recuperadita-.
-Oh, sí Doc. Kevin-, me contestó. Debería tomar algo de Trankilicia, en infusión es buena para la resaca. ¿Está usted casado o tiene novia?-. –Gracias por el consejo, Martina-, le dije -pero me niego a tomar drogas silvestres y desconocidas y perdone que le diga que no es de su incumbencia mi vida íntima-.

-Ha estado  casado dos veces-, dijo Angustias sin ninguna emoción y sin que nadie le hubiera dado permiso para hablar de mi vida personal y menos aún teniendo en cuenta que yo no se lo he contado.

Proseguí: -Martina, vivo felizmente conmigo mismo y con mi gata. Estoy en barbecho emocional-.

Martina se marchó farfullando en voz alta sobre mi estado civil, mientras entró desesperada la persona a la que se le había colado la dueña de Benigna.


-Buenos días, Señorita Angustias, buen provecho-. Me di la vuelta. Mi enfermera estaba tomándose un vaso de leche… sonrió y dijo alegremente –Buenos días, luego giró la cabeza hacia mí clavándome los ojos por encima de sus gafas de pasta  y dijo, -¿usted no me ve en salto de cama, verdad?, lástima. A mi lagarta no la toque y a sus hijos tampoco. -¿Un vaso de leche con cacao y unos bollos de boniato para mojar, Doctor?.

Y no contenta con eso, continuó amenazándome: -Salve las distancias y no indague o le haré una infusión de repudia, la cultivo en mi huerta y no hay varón que se resista a probarla. Sus consecuencias son terribles. Estará aquí en El Andancio,  pero será como transparente o provocará rechazo. Su efecto no dura más de 24 horas, lo suficiente para volver loco a un hombre como usted, que no ha superado la ignorantitis-.

-Está usted loca de atar-

Sonrisa de la Señorita Angustias –también se la puedo suministrar vía nasogástrica-, como guste Doctor Kevin Mchale.

Decidí continuar la consulta.
Mchale: ¿Cómo se llama señora?
Paciente: Cecilia de Borja.
Mchale: Cecilia su cara me suena… ¿qué le sucede?
Cecilia: Doctor me siento restauradora, veo un cuadro en mal estado y lo mejoro con delicadeza.
Mchale: Pero eso no es malo Cecilia, voy a hablar con el padre López, para que le restaure usted los tapices de las catorce estaciones del vía crucis, seguro que le encantará, luego paso por la ermita…
Cecilia: Muchas gracias doctor, ya me siento mejor.

Angustias tuvo que opinar: -¿Usted es consciente del dolor que ha padecido esta mujer, exiliada en El Andancio, por haber restaurado un Ecce Homo en un pueblo de España? No se le ocurra exponerla más al escarnio porque es una auténtica artista-

Dio un sorbo de su vaso. Otro. Otro más… un trago largo… me escupió la leche a la cara-. Yo, con cara de tonto, sin saber qué hacer y va, y dice, la muy transtornada:
-Soy Angustias de Santa Rita, Santa Rita Rita…. La leche con agua se quita…. ¡Jaaaaaaaaaa!.

¿Estaba borracha o pretendía asustarme?

Seguí con mi paciente y le dije amablemente: -creo que será útil para el pueblo su profesionalidad-.

Tras veintitrés pacientes, una gallina, un bonsai, un desprendimiento de testículo, una persona adicta a Pepe Vélez y el politoxicómano del pueblo, decidí ir a tomar unas cervezas. A estas horas ya debían estar Natalia, Demetrio, el padre López, Julito Ensanche, posiblemente Filomena, Martina y Carmitas.


Entré al bar y pedí una Budweiser. Natalia me puso una botella de tequila y me dijo que me haría falta. Que Julito, Walter de apellido Magnifico, y Demetrio me esperaban.

Me tomé tres tequilas con pomelo y sal, el limón se había agotado, y me acerqué a los muchachos del pueblo. El primero en hablar fue Walter: -Julito te ha estado investigando a través de Internet. Dice que sabes algo de baloncesto-. –¿Dónde lo vio Julito, en la Wikipedia o en Wikileaks?-... Mirada seria de todos. En El Andancio estaba claro que se imponía el respeto, para todos menos para mí… Pero no me la cuelan. No es Julito Ensanche. A la Isla de Santa Rita llega gente rebotada del mundo paralelo de los cinco continentes. Julito es Julián… lo sé…, pero pasé página, igual podría averiguar algo para mí acerca  de la Señorita Angustias. Estaba dispuesto a convertirme en su mejor amigo, además, adoro el baloncesto:  -Jugué en la universidad-, dije,  -pero mis rodillas están tan quebradas como los países del Mediterráneo de la eurozona-.

Habló el señor Ensanche: -Necesitamos un coach y un ala-pivot que mueva los pies como Fred Astaire-.
-¿Para?-, contesté.
Walter continuó: -Necesitamos un líder, alguien carismático y experimentado.en el baloncesto. Llega el partido con el pueblo de al lado, San Pedro-. Nos jugamos el honor de El Andancio: tres cabras y el que pierda le hace la vendimia al pueblo que gane, además conseguiríamos volver a tener misa los domingos y no los sábados. Llevamos once años perdiendo por más de treinta puntos, la culpa es de dos jugadores de su equipo, Chicho Sibilio y Carlos Malone.



-Necesitaremos al soviético, afirmé con la mirada perdida e imaginándome al equipo. Era perfecto para dejar callada a la enfermera. Con que irrelevante, ¿no?.
Demetrio, el camarero replicó: -¿Saturnino Tikhonenko, el farmacéutico?. Imposible, su excusa es el reuma, pero creemos que tiene torpezalgia aguda. Inflamación de la torpeza. Lo veo complicado-.

Me animé: -Acepto el reto, me parece divertido buscar siete u ocho muchachos y quizás un masajista, no debe ser tan difícil… ¿o si?

Natalia había  puesto una melodía que no escuchaba desde hace casi veinte años.


Me fui a  casa, Clotilde me acompañaba….con otro gato que le esta tirando los tejos.



Espero que no quiera dormir en casa y que la Señorita Angustias no me guarde rencor. En realidad no me importa que Marina, la lagarta,  se pase el día metida en sus bolsillos, se lo dije sólo por fastidiar.

Dejé atrás el bar y miré de lejos mi consulta, la puerta estaba entreabierta y a través de la ventana me pareció ver a la enfermera… en salto de cama. ¿No tiene casa esa mujer?.

¿Demasiado tequila o me estaría curando de la ignorantitis…? Tal vez mi remedio sea el Baloncesto. 

Necesito una tregua con esa mujer.

¡Buenas noches desde la isla de Santa Rita, en algún lugar  cálido en medio del océano Atlántico!



Si quiere saber cómo el Dr. Mchale acabó con sus huesos en El Andancio pinche aquí:
El doctor Mchale y la señorita Angustias

Si quiere saber como fue el primer día en el pueblo pinche aquí: 
Diga 33, la consulta

Si quiere descubrir como empezó la primera y horripilante noche en el Andancio de el Dr. Mchale, pinche aquí: 
Beniiignaaaaa!!!!!!!!!

Si le apetece reírse un rato leyendo las desventuras del Dr. Mchale buscando una cabra perdida en la madrugada junto a 40 mujeres en camisón y cómo terminó la noche en la Tasca de los Patos pinche aquí: 
Ignorantitis, empatia y controversia

54 comentarios:

  1. Buenas tardes,,, aunque sea la mañana, ustedes ya me entienden,,: verán,,, es que me gusta esta nueva entrada ya que la anterior estaba practicamente agotada,, se le habia pasado el arroz,, habia algo que me decia,, : esto esta agotado,,,, hay que pasar pagina y el Doctor parece que ha sabido leer la introenergia subyacente sin vestigios de nolstalgia y mucho menos melancolia. Verá doctor, yo tengo otros traumas nacidos de mi triste infancia en la playa por ser un niño damnificado por el treshorismo,- no se confunda con el treseurismo a que vamos abocados por la pertinaz crisis - al prohibir mi madre que me bañara antes de las tres horas.....o dicho de otra forma, la obligacion de pasar un calor inhumano tres horas ... : la cosqa ademas tenia su trampa pues si bien ante las quejas de los entonces inocentes infantes conseguiamos al menos un baño a las tres horas inmediatamente sucedia un hecho inesperado,, deseado incluso pero que a largo plazo - tiempo de una tarde- volvia a sumirme en la tristeza: la merienda,, y es que yo,,, me preguntaba si la merienda necesitaria tres horas para digeririse lo cual ya impedia otro baño pues de repente ,, zse recogian las cosas sin contar la irrupcion de la simpatica galerna que obligaba a salir a la cerrera buscando refugio .

    Odio la digestion doctor,, la odio,, la acabé odiando tanto que empezé a no comer porque para mi la digestion me impedia vivir la infancia como otros niños que parecian haberse matriculado en alguna academia donde NO SE HACIA LA DIGESTION...y con inocencia propia de bambinos me cuestionaba si cambiar de familia sería una buena solucion a mi problema, que era bañarme cuando me saliera de las narices sin esperar incordiosas y traumaticas digestiones.... Probé la dierrea como solucion pero descubr´çi que aquello era peor sabe Doctor? Era peor,, porque daba mas justificaciones a mi progenitora y - tal vez era percepcion mia nacida del recelo- justamente cuando estaba aquejado del proceso diarreico y descompuesto se me daba un plato de arroz hervido y justamente ése dia,, ese , no otro,,,, ese dia aparecia en la mesa una morcilla - me encantan las morcllas- siendo mi tortura duplicada .

    Aquella imposicion de las tres horas me causó mucho dolor pues mi sopresa aumentaba cuando descubro que cada niño tenia su plazo,,: pues yo hora y media,,, " pues yo dos",, " yo no hago,,,,"

    Claro,,, y porque yo Tres?,,,Nunca tuve respuesta lo cual creó una certidumbre en mi mente : si alguien se fija en ti,, es para hacerte una putada,,,: alguien decidió que yo tenia que hacer tres horas,,, y encima era mi madre: como iba a creer en el amor?,, y en Dios?,,
    Recuerdo al hermano Esteban diciendo en clase que la Vocacion era un llamamiento,,, DIossss te llamaba,,,,

    Y yo ya entonces me decia,,: Joder,,, que no me llame,,,,si estoy muy agustito,,,

    ResponderEliminar
  2. Señorita Angustias (enfermera)6 de septiembre de 2012, 9:55

    Usted si que agota señor Marshal, no las escrituras sagradas del Dr. Mchale. Cómase un plato de fabes asturiano y un buen tostón y báñese en aguas atlánticas, verá que guapo queda si es capaz de sobrevivir al cambio de temperatura. Su madre y la sabiduría de la mano, juntas, van e irán. El treshorismo es un ensayo de paciencia para soportar el treseurismo. Paciencia que falta hace, le aseguro. Paciencia para ir a la playa con una manzana y saber que ese será el único alimento del día y añorar los tiempos de estómago lleno en que la mater no nos dejaba bañar. Crisis, crisis, oh crisis de identidad de sus comas suspensivas, , , que sueñan con ser puntos... puntos de Santa Rita Rita, de pequeña, Marshall, caíste en la marmita....

    ResponderEliminar
  3. Señorita Angustias

    Soy paciente del Doctor,, creo que usted practica intrusismo profesional y voy a dar parte al colegio de veterinarios y estomatologos,,: la coma suspensiva se gestó en aquellas horas de digestion interminables,,, : Coma de comer,, en suspenso,,
    Lo ha entendido,,?,, no tengo planos disculpe

    ResponderEliminar
  4. Doctor,, en lo sucesivo rogaria que usted y solo usted me auscultase . Mi tia fué ATS y tambien sufrí mucho por aquello . Quiero doctores,, sean de filosofias o lenguas muertas,, pero doctores. la salud es un derecho privilegio del enfermo,,no le parece?
    Consiento informadamente a sus auscultaciones. Por cierto, si estoy en ILT puedo disfrutar de unas vacaciones?,, me atormenta la idea de no tener vacaciones una vez usted me de el alta.

    ResponderEliminar
  5. Yo no creo en el corte de digestión no en el mal de ojo...
    Pero, recomiendo reposar la comida antes de entrar en las aguas gélidas del Atlántico, si usted viviera al lado de una piscina recalentada por orines como puede ser el Mar Negro, Muero o Mediterráneo... eso es ya otra cosa, eso es un jacuzzi... estoy buscando un alero tirador, ya encontré a la masajista-vidente... en breve le comento, creo que la conoce de estos muros.
    recuerde no vuelva a mezclar los nísperos con leche... puede ser letal
    buenos días...

    ResponderEliminar
  6. Hombre doctor,, menos mal que usted me atiende ,,
    Pues verá,,el mar muerto me gusta mucho más que el canal de Suez, aparte las biblicas escenas de caminar encima de las aguas que sin duda intentaré en cuanto tenga ocasion. El Atlantico me produce irritaciones , espasmos ..no le veo la gracia la verdad,
    Pero si para mi sanacion usted considera que debo sacrificarme, una palabra suya bastará para asnarme

    ResponderEliminar
  7. Oiga,, si como cerezas con agua me muero? es que yo escuché cosas muy raras de pequeño,,,,: luego el atun con vino,,,y claro,, asi acabé, bebiendome floreros,,,

    ResponderEliminar
  8. las cereza sin son de Jerte si, como consumidor y amigo de un ex charcutero, no se deje engañar con otras denominaciones de origen, cuando vivi en Arizona, tuve una novia de cerca de Plasencia, Montehermoso... casi nadaaaaa
    Mejor no le hablo de su manía de hablar con la u, ella lo llamaba castuo y dialecto, yo lo llamaba hablar con la u....
    Lo mejor tunos de tunera, pelados y fríos de la nevera...
    Un Abrazo sr Marshal

    ResponderEliminar
  9. Señorita Angustias (enfermera)6 de septiembre de 2012, 12:00

    Señor Marshal, ¿insinúa usted que no quiere que me dirija a su persona?, ¿prefiere al doctor por ser doctor o porque el doctor no es mujer?. ¿ Tal vez sea porque el doctor es yo?. ¿Sabe usted que tal vez el doctor y yo no somos 2 sino uno y medio?. Apunte: los tunos se comen muy bien uno a uno pero luego quieren salir todos juntos. ¿Comprende?. Imagine su diarrea literaria convertida en una obstrucción. Le daré un remedio: pele el priner tuno como si fuera una manzana, quedará recubierto de una sustanci a babosa que vive entre la piel y el fruto, evitará así el estreñimiento. Por cierto, señor Marshal, ¿sabe usted lo que es un tuno o higo pico?. Hay tunos que cantan, otros que encantan, vagos.... perezoso. En Santa Rita no los admitimos. Buenos días.

    ResponderEliminar
  10. suelte el tetabrik...
    yo si lo admito y adjunto :)
    Buenas....

    ResponderEliminar
  11. como? el doctor soy yo y usted soy yo?,, esto que es? una clinica o un tripi coffe? Tal vez nos esta escaneando el Doctor en 3D?,,

    yo soy yo,no admito otros yo,,: quien usa el termino Yo evidentemente habla de mi, de Yo vamos,,

    me gusta que hablen de I TUNES,,,, me reconforta y satisface enormemente

    Seorita Angustias; un dia leí que usted se esconde en camas camilla con fines y subterfugios que espero nos aclare,,,: Creo y sospecho que en esta clinica hay pacientes que se hacen pasar por doctores ,, :

    PD; Doctor,, el estreñimiento es para mi ano una utopia,,, sepa que mi problema es desconposicion ,, palabra que me traumatizó la adoescencia ya que el uso d ela palabra causaba hilaridad entre quienes simplmente le llamaban Cagalera,,,

    es que hablo de mi,, soy el enfermo, ; se hace asi no?, cuando uno está enfermo hay que hablar de uno mismo,, de YO o del vencidario?,,

    ResponderEliminar
  12. ciruelas, contra la diarrea crónica, ciruelas blancas verdes, eso no falla, deje el nisperero por dios..... y tome un antidiarreico como si fueran maltesers o conguitos, un pastilla tras de otra...
    cualquier otra novedad en su organismo hágamelo saber
    buenas tardes

    ResponderEliminar
  13. Gracias doctor,, a sus recetas añadiré una copita de evacuol con hielo,,, mirando en el pareterre la preciosa luna.,, Del nispero no quiero saber nada,,

    ResponderEliminar
  14. Cada vez que leo las vivencias del pobre doctor me quedo mas patidifusa al poder observar la diversidad de fauna iberica que habita en este pueblo....IMPRESIONANTE!!!

    ResponderEliminar
  15. buenos días, el doctor Mchale se ha levantado hoy con un cierto parecido a Sloth, de los goonies, si el deforme que comía chocolate y quería ser superman o capitán pirata. algún remedido casero?
    espero que no haya ninguna urgencia, porque yo así no salgo de casa?...
    voy a probar con la infusión que me ha dicho mi amada martina...

    ResponderEliminar
  16. Buenas, he pasado por la tasca de los patos a ver si veia al Dc, pero debe estar buscando muchachotes dispuesto a pegarse por una pelota.... en fin. No cambies mundo para que¡¡¡
    Con el ensimismamiento propio de mi edad no me di cuenta,pero al salir de "los patos" y tratando de ubicarme me dio de lleno el rojo y el azul, cruce la acera y alli estuve 3 horas disfrutando de esa armonia. El número 26, sumando me llevó al infinito. Algun dia ire in person al Andancio.

    ResponderEliminar
  17. Me alegro que hayas pasado por La Tasca de Los Patos, ya son casi de la familia, bueno...más que casi...
    Señorita Mathamel... vive usted en Tenerife?... porque allí hay uno que se parece bastante....
    Debe usted darse cuenta que me veo pagando las cabras, haciendo la vendimia yo solo, y buscando cura alternativo para que de misa los domingos... si usted los vieran... estoy pensando en Celestino para el puesto de base, pero lo mas redondo que ha visto es un bubango .... en fin...
    Puedes venir cuando quieras, recuerde el certificado de aterrizaje, ... son tres dinares burraini... la moneda del lugar.... y no sé por que me recuerda a Kuwait

    ResponderEliminar
  18. Señorita Angustias (enfermera)10 de septiembre de 2012, 22:55

    ¿Qué ha tomado usted Mrs Mathamel? Confío que no haya sido la responsable de la desaparición de las olvidoncias de mi jardín. Son deliciosas en infusión pero fomentan la desmemoria. Usted hace años que instaló en el pueblo su galería de artes (e plural) en el pueblo. ¡Dr. Mchale! La señorita le reclama.. ¿o es que quiere llamar la atención ahora que Cecilia de Borja se ha empadronado en El Andancio ?. Deliciosas olvidoncias de Santa Rita, Rita es comer una y pensar que los males se te quitan....

    ResponderEliminar
  19. es verdad¡¡¡¡¡ ya no me acuerdo cuando pasé por su casa para que me enseñara un punto de cruz cruzado y no estaba ud srta Angustias, total que aburrida empece a comer bayas de un bonito color fosforito, que abundan en su jardín, ¡¡¡¡¡Las olvidoncias¡¡¡¡ y dígame mi galería de algunas artes sigue en pie??? Cuanto tiempo ha pasado desde que no disfruto del amarillo cadmio¡¡. Me voy a dormir la siesta.

    ResponderEliminar
  20. Cadmio de la consulta, pero camino quise decir... alguien sabe de un buen fumigador de plagas... es que no me gustan los métodos del de Santa Rita... se llama Moisés... gracias...

    ResponderEliminar
  21. Me sumo al comentario de la señorita Marta Galán, patidifusa estoy, gensanta que personal! pero sigan, sigan....

    ResponderEliminar
  22. uysss si tu supieras... en breve les presentare a dos nuevos personajes... que dejaran al resto en nada...porque ya no puedo hablar de personas...
    Buen día Pilar, MArta y MAría.

    ResponderEliminar
  23. Buenas tardes Doc, Srta Angustias... Pacientes.... y fauna varia.

    Tras un breve periplo allende los mares vuelvo a mis andadas en El Andancio y en esta simpática consulta.

    Tengo una buena noticia: he abandonado a la Nicotinencia.
    La verdad es que estaba acostumbrada a su omnipresencia, nos caíamos bien, no me molestaba demasiado y ocupaba poco sitio.
    O no?
    No, no... calla, calla... no!
    Nos caíamos bien porque no teníamos más remedio, pero la llevaba colgando del bolso toldía!. Era una pesada infumable (bueno, no exactamente infumable). Que si estaba sola, ahí estaba para no dejarme tranquila... que si quedaba con amigos...allí que se acoplaba.
    Nicotinencia. Así se llama. Que no se os olvide el nombre! Si os la presentan, os hacéis los suecos o los andancianos!

    ResponderEliminar
  24. Eeeeeoooooo, ooo, ooo, ooooo
    Hay alguien, en, en, ennnn?

    Alguien me oyeee, oyeee, oyeee.... eee.eee.e??

    Anda! Una pelota!!

    Creo que me he equivocado de lado de la isla. El Andancio debe estar al otro lado, porque este lado está desierto....
    Jo!
    Y me duele una muela.... Andeandará el doctor??

    ResponderEliminar
  25. Buenas tardes señorita Pk, disculpe la tardanza días complicaditos, todo resuelto...
    por cierto, hay una personaje nuevo con dotes adivinatorias... cn una ucriosa historia y profesión...
    gracias por volver a esta parte de la isla, creo que voy a preparar algo de pasta para la cena, he visto una receta por un blog riquísima... y ya sabe aun tengo horarios anglosajones...
    explíqueme algo más sobre más la Nicotinencia.. ;)

    dolor de muelas? tortilla de huevos, perejil y antangil...suele funcionar

    ResponderEliminar
  26. Pues no sé si será muy terapéutico para mí el referirme a la Nicotinencia.... pero en fin, si es lo que quiere...

    Desde hace muchos años que soy una forofa desaforada del cigarrillo humeante. Sufría de incontinencia a la nicotina o Nicotinencia. Un horror.
    Me sometí a un tratamiento de choque del tipo "coscorrón en la testa, pero tustastonta niña, pa qué fumas???", y en menos de 45 minutos había hecho efecto la terapia. Milagro!

    Nicotinencia se molestó mucho por cómo había sido tratada durante el tratamiento.... y yo también lo hubiera hecho si hubiera estado en su pellejo, porque la echaron con cajas destempladas (nunca he sabido, por cierto, qué relación tienen unas cajas con la temperatura alterada y un empujón o atropello, si alguien tiene a bien...), y así, hundida y derrotada, Nicotinencia desapareció por algún rincón recóndito y no la he vuelto a ver.

    Hombre, un poco preocupada ya estoy, porque han sido muchos años, pero estoy más feliz que el primer día de los concursantes de Granjero Busca Esposa.

    A veces la echo de menos, pero en seguida se me pasa.

    ResponderEliminar
  27. Estimada y valorada Pk...que te parecería que la adivinadora fuera a la vez...madre superiora? Te estoy pidiendo permiso... para sería un honor...que te gusta la idea inicial...me entiendes... Gracias...

    ResponderEliminar
  28. Madre superiora y adivinadora???
    Me parecería perfecto!
    Levitaría? Tendría visiones y advenimientos? O mejor... visiones sobre el advenimiento?
    Estoy emocionada con la idea.... Desarrolle, desarrolle!
    Pero no me tienes que pedir permiso, en El Andancio las cosas vienen como vienen y hemos de tomarlas como buenamente podamos... qué te voy a contar a ti?!

    En cualquier caso, en cuanto vengas a la Pensión Pileta con... ya sabes.... la que se ha apuntado a ultima hora..., todo cobrará sentido. Entonces y sólo entonces podremos gritar aquello de Ya estamos todos, Viva la Madre Superiora Adivinadora!!

    En fin, que sí, que perfecto. Todas mis bendiciones, por supuesto.

    ResponderEliminar
  29. Madre superiora y adivinadora.... y fan de Jerry, James y Elvis :) Buenas madrugadas....

    ResponderEliminar
  30. Madre superiora, adivinadora y que haga virgerias con claras de huevo de pato seria entonces uhmmm bocatto di cardinale. En fin todas esas delicias siempre han engordado el espíritu de la contradicción. Srta Grosella yo también tuve problemas con la nicotidencia pase unos días mu malos, y el remedio fue poner un platillo y todas las noche le echaba dinero y cuanto màs le echaba menos sentía las apreturas de la nicotidencia y así estuve 33 noches, mágico número by the way, las llamadas impertinentes de la nicotidencia dejaron de producirse y de esto ya hace 4 años. Y la pelota es mia y no está perdida que siempre se va dónde le viene en gana, haga ud el favor Sra Grosella de traerla de vuelta a casa.

    ResponderEliminar
  31. A la pelota ya podía usted haberle puesto un esparadrapo en la válvula de inflado , porque me lo ha contado todo de usted Srta Mathamel. En mi vida me había encontrado pelota más parlanchina!
    Ahora se la envío de una patada.
    La prefiere usted en el porche o en la copa del árbol del jardín? (la pelota digo, no la patada)
    Por cierto, se la mando con el esparadrapo, que ahora seguro que larga de mi. Esta en su juventud fue telefonista de centralita...seguro!.

    ResponderEliminar
  32. Srta Grosella no insulte a La Pepa , que es mi pelota, tiene un problema de incontinencia verbal consecuencia de las patadas que le ha dado la vida, no le de usted otra y la hunda mas en si misma, cojala entre sus brazos con afecto y traigala hasta donde le venga bien, que ella encontrará el camino, pero mas patadas no por manitú. Cómo lleva Ud su problema?

    ResponderEliminar
  33. Vaaaaaaaaleeeee..... no le daré patadas..... jo!
    Pero yo no tengo incontinencia auditiva, conste, así que el esparadrapo no se lo quito!

    Mi problema va estupendamente, ya no muerdo. :) Sólo doy patadas, a veces.

    ResponderEliminar
  34. Buenas tardes todos!!!!!!
    Lo primero pedir disculpas a los incondicionales.... unas semanas de mucho trabajo, en breve habrá recompensa...
    Bienvenida a Yolanda, gracias por tu apoyo. Gracias por todo a María, Rosella, Marshal, Hernandez, Angustias, Benigna, Carol (bienvenida), Amalia, María Jesús, Roberta, Paula, El verdugo (a que espero), MArta, Eco, Mel, Juana, GAveta, Miguel, Descubriendo Canarias, Pontequietoya, Natalia y sobre todo a Crocheting... la semilla de esta consulta on line.
    Mi educación en Arizona y en la Politécnica de Oakland... me lleva a pedirles disculpas..... pronto habra novedades....
    por último, en el blog hay varias recomendaciones de blogs amigos, muy muy recomendables....
    Recuerden que soy médico de remedios complicados y de recetario rápido...
    Gracias
    Dr. Mchale

    ResponderEliminar
  35. quiero dar la bienvenida a El verudgo a nuestra consulta on line..es un honor...
    :)

    ResponderEliminar
  36. elverdugo's iphone23 de octubre de 2012, 23:05

    Hola.

    Pues muchas gracias. Me doy por bienvenido pues.

    Y aprovecho para dar la bienvenida a mi blog al Dr. Mchale y a Maria Mathamel que no sé qué ha pasado hoy que me habéis alegrado con dos seguidores nuevos venidos de este blog.

    A lo mejor os debería dar la bienvenida en mi blog y no aquí... que esto de la etiqueta no lo domino, aunque me dejo aconsejar (en cuestiones de etiqueta, digo).

    Escribo desde mi iphone pero estoy en casa, lo que pasa es que el portátil lleva una hora chequeándose no sé qué y dice que lleva completado el 70% del chequeo, o sea que queda media hora más de autochequeo del portátil, porque las máquinas de hoy en día se chequean a sí mismas, no vienen a blogs como este a chequearse.

    Encantado y eso.

    ResponderEliminar
  37. Estimado Verdugo... veo que la señorita María Mathamel tiene tan buen gusto leyendo como practicando el bello arte de la pintura..... Sinceramente ambos son muy bienvenidos a esta humilde consulta....
    Llevamos un mes haciendo doble turno de lunes a sábado...en el sur de Santa Rita, el Puerto de Talavera..... tiene una playa preciosa...ya se las enseñare en breve.... Mñana en el pueblo, tardes al sur en el land rover de Angustias...., les recuerdo que en la isla no hay ITV....
    Y los domingo en El Andancio son diferentes....tras el café con mis gatos....
    lo mismo lees el periódico, que te obligan a guisar ñame, a podar los naranjeros de Basilisa, que vas de procesión de la Virgen del Lector de Umberto Eco....... el domingo pasado toco ir a coger lapas a un acantilado con cuerdas de escalada....en fin...bajamos Martina, octogenaria y yo....... en fin...buenas ncohes

    ResponderEliminar
  38. ¿No se pueden encargar las lapas por internet en ese lugar? He de reconocer que no sé qué lugares son esos de Santa Rita, el Puerto de Talavera... lo cual no quiere decir que no lea este blog, es solo que no retengo, por ejemplo lo de El Andancio me suena bastante y creo que es de este blog, pero eso es todo: que me suena y creo que es de este blog. Y añado: antes de que se mencionara El Andancio en el comentario anterior, mi cabeza se había olvidado de que hay un sitio llamado El Andancio que me tendría que sonar... no sé si me explico. Ahora he leído “El Andancio” y he pensado: “ah, El Andancio, he leído algo de El Andancio en este blog”, pero que nadie me pregunte qué es lo que he leído porque no me acuerdo.

    En fin, que yo lo que quería preguntar es si a esos lugares que frecuentan no llegan webs como www.elcorteingles.es/supermercado/ o www.carrefour.es/compra-online/ o y por eso hay que hacer escalada para conseguir lapas.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  39. En el pueblo hay básicamente una consulta médica; una tasca; un par de tiendas de abastos.... donde igual te venden unos lois que carne d ave, pero eso si...todo sale oliendo a bacalao salado que tienen en la puerta de las tiendas, debe ser una tradición...; una iglesia que lleva el padre López excomulgado por poner música disco en sus misas; un convento-albergue que comparte parking con un cabaret.... y poco más....
    El Andancio es un pueblo de tradiciones.... las lapas se cogen acantilado abajo..... deciden en un partido de baloncesto con el pueblo de al lado quien hace la vendimia.... van 40 mujeres en la búsqueda de una cabra extraviada..... ya te iré contando.... buenas madrugadas...desde El Andancio...ahhhhh los de aqui se hacen llamar andariegos

    ResponderEliminar
  40. Bienvenida a la consulta on line del El Andancio Mari PAz...un placer...

    Doctor Mchale.

    ResponderEliminar
  41. Han cerrado la consulta de mi querido Doc? es que siempre esta la puerta cerrada y las 40 mujeres persiguiendo cabras, se han echado todas al monte, he pensado que tal vez el doctorsito se ha convertido... recluyendose, en alguna cueva, en pelota picada y alimentandose exclusivamente de olvidoncia.

    ResponderEliminar
  42. María mes muy complicado..... mi pc comprado en bazar afgano.... se ah estropeado, son todo excusas...la idea sigue siendo la misma..`pido disculpas...volveré.... con fuerza.... MAría tu aparición en El Andancio es de lo mejor qeu ha pasado....
    Buenas tardes.... No pongo fechas porque todo se lía en esta isla...gracias.... por estar...

    ResponderEliminar
  43. Soy la visita 6006, casi bíblica. Hoy , dicen los iluminados, que es un gran dia, desde lejanos lugares en el cosmo nos envian oleadas de gnosis. Será todo un viaje iniciatico recibir esos "kit del conocimiento" en El Andancio.

    ResponderEliminar
  44. Feliz navidad Rosella... Siento haberlo visto tarde... pero solo faltan 360 días... y sobre todo feliz 2013...
    Pronto nos comunicamos...

    :)

    ResponderEliminar
  45. Debe estar usted con un lío tremebundo...
    O es que han llegado los recortes a El Andancio?? :-S Porque...no me extrañaría nada....
    Debemos preocuparnos?

    ResponderEliminar
  46. Pk Grosella.... la única es del doctor, uséase yo, pido disculpas a mis lectores, pocos pero muy selectos.... he retomado el recetario... muchas cosas que contar mías y de otras personas, te pido disculpas... poco a poco...
    semanalmente una esa es la idea amore.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  47. ¡Qué pueblo tan particular y divertido!

    ResponderEliminar
  48. :)
    Ya el nombre tiene su peculiaridad... aquí a cualquier tipo de virus que se expande como un reguero de pólvora, se le dice... "eso es un andancio"...
    Buenas noches.

    Doc

    ResponderEliminar